Ahora que nos contamos

Vivimos un momento único para el cuento. La blogosfera nos acerca y cada vez somos más los que participamos en esta vorágine de lecturas. Nos leemos y comentamos. Aquí encontraras textos para la reflexión y mentiras, muchas mentiras adornadas de realidad...

También he querido hacer mi pequeño homenaje a esos autores a los que tanto debemos, su influencia pesa sobre nosotros y nos hace crecer.

Puedes participar con tus comentarios si lo deseas porque, ahora que nos contamos tantos cuentos..., es el momento.

Espero que el resultado valga la pena y que te sientas a gusto entre estas páginas.

5/10/11

Y cerró la puerta

No le esperábamos aunque la puerta estaba abierta. Una improvisada alfombra de hojas secas cubría la entrada. Subió sigilosamente las escaleras que daban al segundo piso. La habitación principal estaba desordenada, había un revoltijo de ropas entre las sábanas de la cama sin hacer. Entró en ella y se quedó pensativo, se le veía inquieto, parecía que iba a dar media vuelta y marcharse cuando una mano se posó sobre su hombro derecho. Se giró intuyendo quien era y allí estaba ella, fantástica y radiante como siempre. Le preguntó que hacía allí. Estaba tan sorprendido que no podía articular palabra y al querer hablar tartamudeó. Ella, sin embargo tenía una expresión muy natural. No solo le invitó a quedarse, sino que le insinuó que… Donde duermen dos duermen tres, le dijo. Incrédulo, abandonó la estancia y la casa, al tiempo que ella se acariciaba tiernamente el vientre.