Ahora que nos contamos

Vivimos un momento único para el cuento. La blogosfera nos acerca y cada vez somos más los que participamos en esta vorágine de lecturas. Nos leemos y comentamos. Aquí encontraras textos para la reflexión y mentiras, muchas mentiras adornadas de realidad...

También he querido hacer mi pequeño homenaje a esos autores a los que tanto debemos, su influencia pesa sobre nosotros y nos hace crecer.

Puedes participar con tus comentarios si lo deseas porque, ahora que nos contamos tantos cuentos..., es el momento.

Espero que el resultado valga la pena y que te sientas a gusto entre estas páginas.

5/10/12

Solo un número




Quiso ser más de lo que era y se sumó a él. Al poco tiempo se dio cuenta de que no eran dos sino uno, cada uno una mitad. Se había dividido. Quiso compensarlo y para ello se multiplicó elevándose a su propia potencia y consiguió ser una fracción dentro de un microcosmos. Con pequeños decimales sintió que estaba inmersa en demasiados logaritmos para poder sobrevivir y esto hacía que las cuentas no cuadraran. Al intentar solucionarlo  comenzó a restar y se fue quedando sola. Intentó, ahora más libre de ataduras reencontrarse con ella misma. Pero… Entre tantas operaciones sintió que ya no podía ser más que un número, había perdido su identidad.

2/10/12

La vida empieza en septiembre



El verano poco a poco languidece y me dice que pronto volverán  los días otoñales, y con ellos, el frío del invierno, la rutina nostálgica de esa estación que siempre se me hace tan larga. Sé que me queda poco tiempo para disfrutar de estos adorados rayos de sol. España y su luz serán un recuerdo en mi memoria. Atrás quedarán estos días, como también quedará una parte de mí.
Miro mi bolso y visualizo la carta que está dentro. Tengo hormigas en el estomago, estoy ilusionada y aterrada ante esta nueva vida que me dispongo a emprender lejos de todo. Mañana volaré a una  estación diferente. Mi contrato de trabajo está en Londres. Un nuevo cielo me espera.


                                                                                 Foto: Paola Peinado