Ahora que nos contamos

Vivimos un momento único para el cuento. La blogosfera nos acerca y cada vez somos más los que participamos en esta vorágine de lecturas. Nos leemos y comentamos. Aquí encontraras textos para la reflexión y mentiras, muchas mentiras adornadas de realidad...

También he querido hacer mi pequeño homenaje a esos autores a los que tanto debemos, su influencia pesa sobre nosotros y nos hace crecer.

Puedes participar con tus comentarios si lo deseas porque, ahora que nos contamos tantos cuentos..., es el momento.

Espero que el resultado valga la pena y que te sientas a gusto entre estas páginas.

CUENTOS PARA COMENTAR




La venta de los gatos (Gustavo Adolfo Bécquer)


Me sumerjo en la nostalgia del Romanticismo y me transformo. Mi mente divaga por  un ambiente literario donde se unen la profundidad de las emociones junto con  la exaltación de los sentimientos. Pero esta lectura me engancha, me gusta su poética prosa y comienzo a leer. 

La venta de los gatos comienza mostrando una Sevilla alegre y dicharachera. Como un mero observador, Bécquer se adentra en la historia y la aborda con una descripción de su tierra en la que se advierte su extrañeza, y la felicidad que ese recuerdo le transmite. Sus gentes, los colores, los paisajes, todo ello nos muestra un bonito entorno. Nos habla de unos enamorados y de sus risas, sus bailes y de cómo y sin saber por qué le transmiten aquel júbilo. Sin embargo, la segunda parte del cuento da un giro, aparece la angustia, habitual en sus leyendas, todo se torna más triste, el paisaje, las gentes. Como si la felicidad soñada fuera solo una ilusión, como si ese reflejo de gozo que en la primera parte de la narración dice sentir, se anulara completamente. La melancolía comienza a apoderarse del relato y muestra su cara más romántica representada en la muerte por amor. El amor es el sentimiento más poderoso que existe para Bécquer y la separación de los amantes no puede traer más que desgracias y desolación.

Puedes leer la leyenda en:  http://www.cervantesvirtual.com/obra-visor/rimas-y-leyendas--0/html/00053dfc-82b2-11df-acc7-002185ce6064.html






El estudiante (Antón Pávlovich Chéjov)


 
Este pequeño cuento me parece muy representativo de la narrativa de Chéjov pues a pesar de que  se trata de un suceso aislado, algo atemporal como es habitual en sus relatos, posee una carga emocional que nos hace plantearnos el hoy, el ayer y el mañana todo de la misma manera.
Chéjov narraba vida, la vida que bien pudiera ser la de cualquiera, independientemente de la época en que haya nacido. Pueden cambiar los paisajes, las actitudes, las formas de cortesía, las formas de habla, pero  los sentimientos siempre son los mismos. El dolor, el amor, la alegría, la nostalgia, el miedo, la impotencia, la prepotencia. Todo lo sentimos igual independientemente del tiempo que medie entre unas personas y otras y hay una conexión que nos hace empatizar pues somos la misma vida a lo largo del tiempo.
En El estudiante, todo el relato gira en torno a  las reflexiones de Iván Velikopolski, estudiante de la academia eclasiástica. Chéjov va más allá del simple planteamiento de un hecho cotidiano y por medio de los soliloquios que Ivan realiza nos ofrece su visión del mundo, de ese mundo que siempre es el mismo aunque sea cambiante. Se trata de uno de esos cuentos que no te deja impasible y te hace pensar y recapacitar. Que te muestra la vida más allá de unos simples personajes pues te hace sentir como Ivan que todo está unido. «"El pasado -pensó- y el presente están unidos por una cadena ininterrumpida de acontecimientos que surgen unos de otros". Y le pareció que acababa de ver los dos extremos de esa cadena: al tocar uno de ellos, vibraba el otro».
Si crees como yo que merece la pena leerlo lo puedes encontrar en: http://www.ciudadseva.com/textos/cuentos/rus/chejov/el_estudiante.htm





La carta robada (Edgar Alan Poe)


Poe es un prodigio del suspense, algo que podemos comprobar en La carta robada. Un cuento que muestra en todo momento la intriga adentrando en la mente de los personajes. Todo lo que Poe nos revela está en la manera en que sus personajes razonan.
Este cuento  comienza situando al lector en una noche cualquiera, en París, en un ambiente distendido y cálido  dos amigos, el narrador, que no nos desvela su nombre en ningún momento, y C. Auguste Dupin, un detective, disfrutan de su mutua compañía sin necesidad de hablar. Cada uno está ausente dentro de sus pensamientos.
Esta introducción caracteriza perfectamente a los dos personajes. Son personas metódicas, reflexivas, con alto poder de abstracción y los declara abiertamente superiores, mentalmente hablando con respecto al prefecto de la policía de París, G…, que irrumpe la escena y a quien el narrador califica como un conocido despreciable y divertido. Este hombre reconoce haber ido a pedir opinión de Dupin sobre un asunto oficial. El asunto que dice llevarle es tan sencillo como raro, por lo que se le escapa de su comprensión. Aquí es dónde entra la perspicacia de Dupin y su superioridad mental. El autor ya nos da la clave del misterio en estas primeras líneas. Por ser demasiado sencillo se le escapa a G. de su comprensión.
El prefecto con alusiones y rodeos llega a la explicación de que el ministro D…, con mucha astucia, ha robado una carta que compromete a la reina y la está utilizando para fines políticos.
La misión de prefecto es encontrar esa carta sin que el Ministro D… sea consciente de que la buscan. Para esta tarea la policía investiga cada rincón de la casa de manera tradicional, lo cual no surte efecto. Como dice G…, D… es un poeta, y este es el primer indicio con el que trabaja Dupin, la mente de un poeta, que G… califica como loco por serlo ya que no puede entender su nivel de razonamiento.
Dupin ya conoce la clave para encontrar la carta, pero no se lo dice al prefecto y deja que siga buscando a su manera aunque le pide una descripción exhaustiva de ella. Al mes siguiente el prefecto vuelve a visitarles y les comunica que sigue sin encontrar la carta. Dupin, la tiene en su poder, pero hacer valer su trabajo y con la metáfora del médico se lo plantea al prefecto.
La trama se resuelve con la superioridad una vez más de Dupin sobre el prefecto. Su éxito ha sido posible por molestarse en conocer a D… Sabe que es poeta y matemático y esto le ha dado las claves para entender que tiene una inteligencia analítica y analógica; la razón matemática, la lógica y la poética, la meditada.

Lo puedes leer en en:
http://www.ciudadseva.com/textos/cuentos/ing/poe/la_carta_robada.htm